Gabriel Guarda se queda con el Ensamble 2016

“El recibimiento que he tenido supera todo tipo de imaginación en cuanto a afecto, así que solo puedo dar las gracias”. Estas fueron las primeras palabras del Padre Gabriel Guarda, al ingresar a la Iglesia San Francisco de Asís de Castro, Chiloé, lugar en que se llevó a cabo la ceremonia de entrega del Premio Ensamble, con el que fue galardonado.


En un acto celebrado el sábado 25 de marzo, el Colegio de Arquitectos Delegación Chiloé, hizo entrega de la cuarta versión del premio Ensamble, distinción que en esta ocasión recayó en el sacerdote, arquitecto e historiador, Gabriel Guarda.
En la iglesia Patrimonio de la Humanidad, y con los acordes de la orquesta “Semilla” de la Academia Islas al Sur, los arquitectos de la provincia brindaron su reconocimiento a la obra del religioso de 89 años y su contribución al patrimonio arquitectónico del Archipiélago.
“Decidimos otorgar el premio Ensamble al padre Gabriel Guarda, arquitecto e historiador, quien por medio de sus investigaciones, nos ha entregado datos muy relevantes en cuanto al patrimonio de Chiloé”, explicó Jorge Espinoza, presidente local del Colegio de Arquitectos.
Son más de 300 las publicaciones que el actual presidente de la Comisión de Bienes Culturales de la Iglesia Católica en Chile ha realizado durante su vida, estudios orientados a la historia, genealogía y arquitectura, muchas de las cuales tienen directa relación con Chiloé. Algunas de ellas son “Los Colmeneros de Andrade: contribución a la historia social de Chiloé” (1995) y “Los encomenderos de Chiloé” (2002).
El también galardonado con los premios Nacional de Historia (1984), América (1991) y Bicentenario (2003), por su contribución a la toma de conciencia social con respecto al valor del patrimonio cultural chileno, regresó a la Isla para recibir el “Ensamble”. Un encuentro que le permitió revivir sus experiencias forjadas desde la década del 60, cuando pisó por primera vez territorio insular.
“Entrar a esta iglesia que es única en el mundo me produce una profunda emoción y agradezco enormemente la distinción que se me otorga. Chiloé es tan especial para mí, que mi mayor vínculo con esta tierra es que desde que la visité por primera vez, nunca más deje de venir”, señaló Guarda.
Asimismo, el arquitecto de la iglesia de la Abadía de la Santísima Trinidad de Las Condes, declarada Monumento Nacional en 1981, agradeció el cariño entregado por sus pares y la comunidad, remarcando cómo fue la génesis de sus reconocidas investigaciones sobre el Archipiélago.
“Llegué por primera vez en 1962 y cada verano volví por más de una década impactado por la sorprendente estampa urbanística de los templos de Chiloé y por el nulo conocimiento que se tenía en el resto del país sobre las islas y su valor patrimonial”, sostuvo el sacerdote.
Junto al padre Guarda, los otros galardonados con el premio Ensamble han sido monseñor Juan Luis Ysern, la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile y el Taller Puertazul.

Calidad humana
Quien también estuvo presente en esta ceremonia fue la Presidenta Nacional del Colegio de Arquitectos, Pilar Urrejola, quien se mostró orgullosa del trabajo que realiza la delegación Chiloé, y también de que se destaque la labor del Padre Gabriel Guarda.
“Esta delegación zonal es magnífica, no solo en arquitectura, sino también en que tienen clara su identidad, creen en lo propio, lo ponen en valor y lo sacan adelante”, igualmente destacó que el premio Ensamble es una iniciativa local “que genera en el resto del país una conciencia de la importancia de nuestras diferencias, las que son un plus, algo que nos enriquece, vitaliza y nos permite un intercambio de ideas maravilloso”.
Asimismo, resaltó la sencillez y calidad humana del premiado, ya que “el Padre Guarda es un intelectual de tomo y lomo, y que venga con alegría a recibir lo que sus pares le entregan en Chiloé, me parece un gesto realmente importante”.
A su vez, el arquitecto Edward Rojas, actual Premio Nacional de Arquitectura y miembro del jurado que eligió al nuevo ganador del Ensamble, destacó que es una alegría que la sede Chiloé del Colegio de Arquitectos que se fundara hace 37 años con sólo cinco profesionales, hoy cuente con 55 arquitectos colegiados y una directiva que se ha convertido en un referente a nivel nacional. “El Ensamble, es sin duda, uno de los hitos de esta gestión, y en esta ocasión recae en el Padre Guarda, quien junto con regalarnos espacios arquitectónicos maravillosos, nos enseñó a valorar nuestra arquitectura e historia”, indicó.

Consagrado a Dios y a la Arquitectura
A su vez, el párroco de la Iglesia San Francisco de Asís, padre Julio Campos, quien comparte con el padre Guarda la profesión de arquitecto, destacó que “él es una persona que no solo se ha consagrado a Dios, sino también a la arquitectura y para nosotros es maravilloso recibirlo en este templo para ser distinguido con este premio, ya que además de todo su aporte a la historia de Chiloé, él formó parte de la restauración de esta iglesia”.
Igualmente, Felipe Montiel, coordinador provincial del Consejo de Monumentos Nacionales, también valoró el aporte del galardonado. “Siento que en esta ocasión el premio está más que merecido por toda la labor que él ha hecho en cuanto a la recopilación y reconstrucción de la historia de Chiloé, y su arquitectura. Su trabajo ha sido una contribución inmensa para nuestra cultura y es hermoso que se le reconozca aquí en Castro por esa labor”, expresó.

Déjanos un comentario, Síguenos, Participa.