Delegación Chiloé destaca arquitectura popular en el Día del Patrimonio

Con un público de alrededor de 50 personas en el Museo Histórico Etnográfico de Dalcahue se realizó el ya tradicional Conversatorio Navega’o,  organizado en esta oportunidad junto acto oficial de la Municipalidad de Dalcahue en conmemoración del Día del Patrimonio Cultural. En la actividad, se llevó a cabo la entrega del Premio Arquitectura Patrimonial Chilota 2019, distinción que cada año otorga la Delegación Chiloé del Colegio de Arquitectos de Chile y que forma parte del proyecto Adónde vas Chiloé: Comunicación y Territorio, financiado por el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio a través del Fondart Nacional, convocatoria 2019.

Fueron cuatro las construcciones de la comuna de Dalcahue que postularon a este premio, patrocinadas por arquitectos de la Delegación Chiloé, siendo la vivienda ganadora la Casa Barría Villegas que se encuentra en la localidad rural de Quiquel, cuya postulación fue patrocinada por la arquitecta Pamela Cebrero. Esta construcción tiene casi 60 años de antigüedad, y fue levantada en alerce por el fallecido maestro carpintero tradicional de la localidad, Erasmo Pinda. “Nadie se puede imaginar cuando construye una casa, que después la van a distinguir con un premio, así que estamos felices, porque tratamos de cuidarla y mantenerla, para que no se deteriore”, señaló Juan Aurelio Barría, quien junto a su esposa Edith Villegas, son los propietarios de la vivienda.

El jurado estuvo compuesto por Juan Hijerra, Alcalde de Dalcahue; Teolinda Higueras, destacada gestora cultural de Chiloé; Loreto Mancilla, arquitecta representante del Servicio Nacional de Patrimonio Mundial; Juan Fernando Yañez, y Olivia Medina, Presidente y Coordinadora del Comité de Patrimonio de la Delegación Chiloé respectivamente. “De todas las casas postulantes, esta es la única en la que aún vive la familia original, y si bien las cuatro construcciones, son joyas de la arquitectura chilota, aquí se está poniendo en valor la arquitectura tradicional, descubriendo en esta casa todos los elementos tradicionales de la arquitectura local”, indicó Olivia Medina, destacando que como Colegio de Arquitectos es fundamental empezar la protección desde la ruralidad y que se entienda que el patrimonio, aunque no sea una joya estilística, sí es parte del patrimonio vernacular chilote y es muy importante conservarlo.

A su vez, Teolinda Higueras sostuvo que “para mí lo que primó fue la valoración del ser humano que vive y mantiene este hogar. Destacar a la familia que lucha por conservar esa casa que forma parte del paisaje de Quiquel”, sostuvo Teolinda Higueras.

En la ceremonia se les entregó a los propietarios de la Casa Barría Villegas una placa conmemorativa para instalar en la fachada de su inmueble y un aporte de la Delegación Chiloé del Colegio de Arquitectos de Chile, que será plasmada en este caso en una obra crítica de conservación avaluada en $450.000. Este aporte será entregado por la arquitecta que patrocinó la postulación, apuntando a construir un vínculo de cooperación para la conservación futura del inmueble.

“Estamos felices que este año se haya elegido Dalcahue para realizar este premio y quede arraigado en las familias de la comuna. Fue una tremenda responsabilidad ser jurado, y a vez muy lindo, aprender y escuchar a los profesionales dar sus razones técnicas al momento de decidir”, comentó el edil Juan Hijerra, subrayando el trabajo que han desarrollado en conjunto con la Delegación Chiloé del Colegio de Arquitectos en esta área, como han sido las actividades del Día del Patrimonio Cultural. “Este es un punto de partida, porque en Chiloé debemos seguir potenciando nuestra arquitectura y el patrimonio”, reveló.

Además, como obsequio especial del Ministerio de la Culturas, las Artes y el Patrimonio se entregó a los propietarios el libro Patrimonio de la Memoria de los Derechos Humanos en Chile, publicación que recopila los sitios de memoria protegidos como Monumento Nacional entre 1996 y el 2016.

En la ceremonia también se hizo entrega del Reconocimiento a la Trayectoria Cultural Tradicional, instaurado por el Municipio de Dalcahue a partir de este año, y que tiene  por objeto valorar y destacar a todas aquellas personas, que mediante su oficio, profesión o actividad recuperan y enriquecen la cultura tradicional chilota, permitiendo que sus saberes y quehaceres permitan preservar el patrimonio vivo existente en Dalcahue. En esta ocasión, la distinción recayó en los cultores de música campesina de la localidad de San Juan, Sergio Bahamonde, Hermógenes Ulloa y Abel Bahamonde.

Déjanos un comentario, Síguenos, Participa.