Calle Blanco Encalada | Por Jorge Inostroza

La calle Blanco Encalada de Castro es una de los principales conjuntos patrimoniales de Chiloé, que destaca por expresar la influencia del movimiento moderno en el archipiélago, con una serie de obras de arquitectura en hormigón en fachada continua que fueron construidas luego de un gran incendio que en 1936 destruyó prácticamente la totalidad del barrio.

En esa época se desarrolló un plan de reconstrucción de la ciudad que fomentaba el uso del hormigón a través de créditos entregados en bolsas de cemento. En este proceso, jugaron un rol protagónico los arquitectos Edward Matte y José Calina, quienes diseñaron y remodelaron buena parte de los edificios del sector.

Hoy la calle Blanco conserva gran parte de estos exponentes de arquitectura moderna y racionalista, presentándose como un conjunto unitario, que combina usos de vivienda, comercio y servicios turísticos, siendo el principal eje de conexión entre la meseta fundacional de Castro y las actividades portuarias.

Sin embargo, a pesar de su importancia, con el paso de los años la Calle Blanco manifiesta señales de deterioro en sus edificaciones y su espacio público, situación que tiende a agravarse con la pérdida de su importancia comercial a raíz de la construcción del Mall de Castro. Es por esto que la CEUACH se encuentra gestionando en el barrio el proyecto “Colores en Blanco ” que busca a través de un proceso participativo y colaborativo renovar las fachadas de barrios tradicionales del archipiélago.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Déjanos un comentario, Síguenos, Participa.